(Video) Tragedia se debe a engaños a la población: familiares de heridos en Tlahuelilpan


‘Les marcaron anónimamente, les decían están regalando el combustible; por el ducto salió una sustancia que los alteró', comentaron familiares de heridos. (Cortesía)

CIUDAD DE MÉXICO.- Para los familiares de las personas heridas por quemaduras por la explosión del ducto en Tlahuelilpan, Hidalgo, la tragedia se debe a que engañaron a la población con la oferta de combustible gratis por la fuga en la tubería.

A las afueras de la Unidad Médica de Alta Especialidad Magdalena de las Salinas, la señora Velasco, madre de Enrique Hidalgo Velasco, quien permanece en cuidados intensivos, argumentó que lo ocurrido el viernes fue organizado por autoridades o ladrones de combustible.

«Les marcaron anónimamente, les decían están regalando el combustible, pero yo creo que no, creo que no, yo creo que eso fue una estrategia de esa gente”, comentó la madre de familia.

La señora Velasco tiene a su hijo Carlos reportado como desaparecido y Enrique con quemaduras en el 80 por ciento de su cuerpo en el hospital Magdalena de las Salinas del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

«Enrique llegó con el 92 por ciento de quemaduras, ahorita al 80 por ciento de quemaduras, ahorita está en el quirófano, no está estable, él está grave, por dentro está quemado porque así inhala y se va todo por dentro la quemazón”, explicó la señora.

La mujer indicó que la tarde del viernes intentó persuadir a sus hijos para que no fueran al predio donde se registraba la fuga del ducto de Petróleos Mexicanos (Pemex).

«Cómo le diré, es una tentación, una curiosidad, que se acercó gente inocente y que en realidad los culpables se están riendo de nosotros; las grandes autoridades que se dedicaron al robo de combustible y que lo trasmitieron a los malosos”, comentó la madre de Enrique.

Hasta la tarde de este martes, en este nosocomio permanecen hospitalizados nueve hombres, entre ellos un menor de 17 años con quemaduras en el 67 por ciento de la superficie corporal, por la explosión ocurrida el viernes en Tlahuelilpan.

Marcos Pedraza Hernández también espera en la reja de ingreso al área de Urgencias de Magdalena de las Salinas, en espera de información sobre su sobrino político, Rafael Jiménez Montiel.

Además de su familia están hospitalizados Francisco Reyes Acosta, de 12, en el 20 de Noviembre del ISSSTE, y Silvano Barrera, de 60 años, en una clínica de Zumpango, y como desaparecido Edmundo Reyes, padre del primero.

«La gente empezó a ir porque, yo creo, cualquiera tiene un garrafón, la gasolinera está lejos y como estaba tan cara, pues tiene su garrafón para ir en bicicleta o en moto, para no hacer un gasto de uno o dos litros. Nosotros en nuestra familia podemos pensar porqué se fueron a acercar, así como lo dicen, están accidentados sólo por irse a asomar”, comentó Pedraza Hernández.

Raymundo Pérez Porras espera información de su hijo, José Pérez Corona, de 30 años, quien tiene un hijo de año y medio y su esposa está embarazada; además está desaparecido su otro hijo, Raymundo, de 20 años.

Pérez Porras argumenta que en una primera etapa, por el ducto salió una sustancia que alteró el estado de las personas que estaban cerca y por lo mismo aumentó la euforia para apoderarse del combustible.

«Les echaron un líquido para que los trastornaran, y cuando estaban trastornados estos señores, ahora sí les avientan la fuerza del ducto y es cuando explota. Entonces la gente está muy enojada, porque se supone que esa es una estrategia que quieren acabar a esa gente de huachicoleros, a la mejor alguno que otro sí es como dicen, pero toda la gente es inocente”, comentó Pérez Porras.

Al mediodía del martes, Mónica Nales, resposable del Voluntariado de la Secretaría de Salud del gobierno de Hidalgo, se presentó en Urgencias de Magdalena de las Salinas para ofrecer ayuda a los familiares de los heridos.

Explicó que inicialmente se ofrecería agua, comida y cobertores para que los que están pasando la noche en el lugar, y se tomaría nota de solicitudes en particular por parte de los habitantes de Tlahuelilpan.

Cortesía: Excelsior

Deja un comentario