Victoria’s Secret se queda sin alas


La cancelación de su show, la caída en el precio de sus acciones y el bajo rating en tv han llevado a sus angelitas al infierno. (Cortesía)

CIUDAD DE MÉXICO.- En julio del año pasado, la marca Victoria´s Secret anunció que estaba pasando por un momento complicado financieramente, lo cual la llevaría a cerrar algunas de sus principales tiendas en EU.

A esto se le suma la noticia de hace tres semanas, cuando se dio a conocer que la famosa y emblemática transmisión de su Fashion Show se cancela a partir de 2019.

Aunque en un inicio la decisión daba pie a pensar que dicha transmisión ocurrirá por otra vía —se decía que podría ser por streaming—, el comunicado oficial no exponía cuál sería su plan de contingencia y tampoco si el desfile también dejará de existir definitivamente.

Lo cierto es que, en los últimos cinco años, los números de audiencia del desfile que dio a conocer por dos décadas a las más grandes supermodelos no eran favorables.

Para muestra, la entrega de 2018, donde más personas sintonizaron el episodio 648 de Los Simpson que los que vieron la vigésima transmisión anual de Victoria’s Secret.

El desfile del año pasado tuvo un costo aproximado de 50 millones de dólares pero la empresa CMO Ed Razek informó que tuvo su peor audiencia en la historia.

A esto se le suma lo revelado esa misma semana por la agencia TV by the Numbers, quien dijo que el Fashion Show fue visto por un total de 3.27 millones de espectadores.

Esta cifra es menor a la que el mismo show tuvo en 2017 cuando fue visto por 4.98 millones de personas lo que representa caída de 34%.

Parece que aquellos años en los que la marca Victoria´s Secret era sinónimo de glamur va desapareciendo y el rating de sus shows y su cada vez menos demanda de lencería lo reflejan.

En 2001 —su sexta edición—, el programa fue visto por 12.4 millones de personas. Ese número, en comparación con el del año pasado, refleja una perdida de 75% de la audiencia. Diversos especialistas señalan que pueden ser varios factores los que han provocado la debacle, entre ellos, la proliferación de plataformas streaming y el auge de movimientos como #MeToo o campañas a favor de presentar cuerpos diversos en la pasarela

También es cierto que el bajo rating se produce después de que un ejecutivo de la empresa matriz de Victoria’s Secret, L Brands, fue criticado por hacer comentarios controvertidos sobre el show y la posibilidad de utilizar modelos transgénero y de talla grande.

Ed Razek, director de marketing de L Brands, dijo en una entrevista con Vogue que no creía que el desfile incluyera transexuales porque el espectáculo es una “fantasía”. “Es un especial de entretenimiento de 42 minutos”, dijo.

Por otro lado, el precio de la ropa interior básica en la cadena recientemente alcanzó un mínimo histórico lo cual ha llevado a la compañía a cerrar 20 tiendas por baja venta. La matriz L Brands también cerrará su minorista de lujo Henri Bendel y 23 tiendas en 2019.

Deja un comentario