Supermercados y cadenas de comida rápida alertan contra un «brexit» sin pacto


En una carta a los diputados en la Cámara de los Comunes, Sainsbury's, Waitrose, Asda, Marks & Spencer, The Co-op o Lidl anticipan "trastornos significativos". (Cortesía)

LONDRES.- Los principales supermercados del Reino Unido y cadenas de comida rápida como KFC y McDonald’s alertaron hoy de que una salida drástica de la Unión Europea (UE) el próximo 29 de marzo causará una escasez de alimentos y un aumento de los precios.

En una carta a los diputados en la Cámara de los Comunes, Sainsbury’s, Waitrose, Asda, Marks & Spencer, The Co-op o Lidl anticipan «trastornos significativos» en las cadenas de suministro si el país abandona la Unión Europea (UE) sin un acuerdo bilateral y pasa a regirse por la normativa arancelaria de la Organización Mundial del Comercio (OMC).

En la misiva, coordinada por el Consorcio británico de comercio minorista (BRC, en inglés), avisan de que un «brexit» duro causaría retrasos en la entrada de productos por la aduana, lo que llevaría a un déficit de determinados alimentos y un incremento de los precios como consecuencia de las nuevas tarifas.

«Estamos extremadamente preocupados, porque nuestros clientes serán los primeros en experimentar las realidades de un ‘brexit’ sin acuerdo», dicen los firmantes.

«Anticipamos riesgos significativos sobre la capacidad de mantener la variedad, calidad y durabilidad de los alimentos que nuestros clientes esperan en nuestros establecimientos, y habrá una inevitable presión sobre el precio de la comida, por mayores costes de transporte, devaluación de la divisa (libra) y las tarifas», añaden.

Las compañías señalan que en marzo, cuando el país ha de dejar el bloque europeo, la situación será aún más grave, pues la mayoría de los productos frescos son importados.

«Un 90 % de las lechugas, un 80 % de nuestros tomates y un 50 % de nuestra fruta blanda provienen de la UE en esa época del año», afirman.

Los gigantes del sector alimenticio piden a los diputados que se unan para evitar «el golpe» que significará una salida no negociada del club comunitario.

La primera ministra británica, Theresa May, ha rechazado hasta ahora descartar una salida de la UE sin acuerdo, si bien crece la presión desde el Parlamento para que lo rechace expresamente, tal como piden los diversos sectores económicos.

Los Comunes votan mañana una moción gubernamental neutra junto con las enmiendas presentadas por distintos diputados que, aunque no son vinculantes, servirán para evidenciar dónde reside la mayoría parlamentaria y definir los próximos pasos en el proceso del «brexit».

Muchas de las enmiendas van encaminadas a evitar una salida dura de la UE o a promover un nuevo referéndum, y otras piden cambios en el pacto propuesto por May, que fue ampliamente rechazado el 15 de enero.

Deja un comentario