Senado elige a Gertz Manero como primer fiscal general


Alejandro Gertz Manero fue electo como primer fiscal general de la República y durará nueve años en el cargo. (Cortesía)

CIUDAD DE MÉXICO.- El pleno del Senado eligió a Alejandro Gertz Manero como primer fiscal general de la República, a cinco años de la reforma política que despareció la Procuraduría General de la República.

El fiscal general durará en su encargo nueve años.

El 3 de diciembre de 2013, el Senado aprobó reformas al artículo 102 por las que se crea la Fiscalía General, y el 15 de diciembre de 2017 eliminó el pase automático que permitía al entonces procurador asumir el cargo de nuevo fiscal.

De acuerdo con el artículo 102, el Ministerio Público de la Federación se organizará en una Fiscalía General de la República como órgano público autónomo, dotado de personalidad jurídica y patrimonio propio.

Para ser fiscal general se requiere: ser ciudadano mexicano por nacimiento; tener cuando menos treinta y cinco años cumplidos el día de la designación; contar, con antigüedad mínima de diez años, con título profesional de licenciado en derecho; gozar de buena reputación, y no haber sido condenado por delito doloso.

TRAYECTORIA

En 1975 fue jefe de la Unidad Defensora del Patrimonio Cultural de la Nación de la PGR y, posteriormente, oficial mayor de la misma institución.

En 1976 fue coordinador nacional de la campaña contra el narcotráfico de la PGR. De 1998 al 2000, titular de la SSP del Distrito Federal. Entre 2000 y 2004, al frente de la SSP Federal.

Impartió clases en el ITAM, la UNAM, la Anáhuac, y la U. de las Américas. Entre 2007- 2009 fue presidente de la Federación Mexicana de Instituciones Particulares de Educación Superior.

POST AL AIRE

Gertz Manero no tiene presencia en redes sociodigitales. De resultar elegido como fiscal general, debería, iniciar el desarrollo de una estrategia digital con la creación de perfiles personales.

¿QUÉ DICE QUE NO PUEDE DECIR?

Tiene un perfil extremadamente cuidadoso en sus declaraciones; no localizamos elementos que limiten sus planteamientos discursivos.

Deja un comentario