Semillas que sembraron en la Luna se murieron a dos días de haber brotado


Por ahora, cultivar vida en nuestro satélite natural es imposible; las semillas no lograron sobrevivir la noche lunar. (Cortesía)

CIUDAD DE MÉXICO.- Sólo 48 horas duraron las semillas de algodón que los científicos chinos lograron sembrar en la Luna durante sus experimentos en nuestro satélite natural.

Lo que pudo haber sido un hito en la historia de la exploración espacial se marchitó (literalmente).

Según medios internacionales, las semillas no lograron sobrevivir la noche lunar, ya que esta alcanza temperaturas de hasta -170 grados Celsius, un desafío demasiado grande para las especies vegetales terrestres.

Sin embargo, la muerte de estas semillas, que sí llegaron a brotar antes de morirse, no es un fracaso rotundo para la Humanidad, ya que la información que pudo conseguirse durante sus pocas horas de vida puede acercar a la Humanidad a desarrollar sistemas mucho más efectivos para fomentar vida en una superficie extraterrestre.

La relevancia histórica de este efímero experimento representa también el primer intento de exportar vida terrestre a la Luna.

Las semillas de algodón llevadas por los chinos al Lado Oscuro de la Luna, llegaron a bordo del rover Chang’e 4, que aterrizó a las 10:26 del jueves 3 de enero pasado (hora local de Beijing), en la cuenca Aitken, un cráter de impacto.

Breve historia de vida de las semillitas que, desgraciadamente, no soportaron ni dos noches en la Luna

Las semillas fueron escogidas con mucha precaución para que pudieran ser captadas por las cámaras adecuadamente.

Estas permanecieron latentes durante el viaje del Chang’e 4 y el día posterior al aterrizaje, el control en Tierra dio el visto bueno para comenzar a regar las plantas y comenzar el experimento.

El interior de esta especie de biosfera se controló gracias a dos cámaras y se conectó a un sistema de control de calor. Durante su vida en la Luna, las cámaras sólo mostraron la germinación de la semilla de algodón.

Según el profesor Xie Gengxin, científico líder del experimento, “Aprender sobre el crecimiento de estas plantas en un entorno de baja gravedad le permitiría sentar las bases para el futuro establecimiento de una base espacial”.

Cortesía: CódigoEspagueti

Deja un comentario