Sedena dirigirá aeropuerto en Santa Lucía


Al conmemorar los 104 años de la Fuerza Aérea Mexicana en la Base Militar número 1 de Santa Lucía, el mandatario promocionó algunos de los 60 aviones y helicópteros que se subastarán (Cortesía)

SANTA LUCÍA, MEX.– Este domingo, el presidente Andrés Manuel López Obrador adelantó que el aeropuerto civil de Santa Lucía será administrado por la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) para fortalecer sus finanzas, y anunció la ampliación del plan integral de manejo con la construcción de una terminal aérea en el Hangar Presidencial, la edificación de una nueva pista en la terminal de Toluca y, a largo plazo, la posibilidad de un cuarto en Tizayuca, Hidalgo.

Al conmemorar los 104 años de la Fuerza Aérea Mexicana en la Base Militar número 1 de Santa Lucía, el mandatario promocionó algunos de los 60 aviones y helicópteros que se subastarán en la feria de abril para financiar la Guardia Nacional, que no ha sido aprobada por el Legislativo.

Sobre el proyecto de Santa Lucía, López Obrador indicó que la renta y los beneficios del nuevo aeropuerto de Santa Lucía que se proyecta se concluyan en 2021, serán transferidos a la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) para fortalecer las finanzas de esta institución.

«Este nuevo aeropuerto va a estar administrado por la Secretaría de la Defensa, desde luego con la normatividad de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes», explicó el Presidente en un desayuno con integrantes de las Fuerzas Armadas y la Marina. Adelantó que la terminal de Santa Lucía llevará el nombre del general Felipe Ángeles.

Rehabilitación. El plan integral de manejo del aeropuerto para resolver el problema de la saturación de la terminal aeroportuaria de la Ciudad de México se amplió. El Hangar Presidencial y las instalaciones de la Sedena, ubicados en el Benito Juárez —que será rehabilitado—, se convertirán en una nueva terminal, con la cual sumarán tres. El proyecto para rehabilitarlo ya cuenta con una inversión inicial de 3 mil millones de pesos.

López Obrador estuvo acompañado por los gobernadores de Hidalgo, Omar Fayad, y del Estado de México, Alfredo del Mazo.

El Jefe del Ejecutivo federal explicó que el gobierno de Hidalgo dispone de un terreno, en el municipio de Tizayuca —a 25 kilómetros de Santa Lucía—, de 900 hectáreas, donde cabría la posibilidad de construir un cuarto aeropuerto a largo plazo.

Promocionó también aeronaves que serán puestas a la venta, entre ellas hay cuatro helicópteros Bell 412 para fumigación y vigilancia aérea, así como siete aviones blancos con tonos verde y rojo que estaban a disposición del Estado Mayor Presidencial y de la Fuerza Aérea Mexicana.

Además, pondrá a la venta el avión presidencial TP01 José María Morelos y Pavón, que se encuentra en California, Estados Unidos, a la espera de un comprador. Sin embargo, no estará en la subasta que se realizará en una feria en Santa Lucía debido a su alto costo de traslado.
Antes de posar junto a un helicóptero y hacer el pase de lista, el Presidente detalló que son aeronaves de calidad y mucho confort.

Protestan en evento. Por la tarde, López Obrador se trasladó a Cuautla, Morelos, donde un grupo de personas que se opone a la construcción de la termoeléctrica en la localidad de Huexca protestaron en contra de él y del gobernador Cuauhtémoc Blanco, durante la presentación de la consulta en la que se decidirá si el proyecto se realiza o se cancela.

Durante su discurso, criticó que ahora que llegó al gobierno se levantan los de «la extrema izquierda» contra él, por eso, afirmó, «son conservadores».

«Escuchen, radicales de izquierda, que para mí no son más que conservadores, si no se utiliza la termoeléctrica de la CFE, en vez de tener la luz para alumbrar todo Morelos, tendríamos que seguirle comprando a las empresas extranjeras», subrayó.

Con mantas con frases como: «Señor Presidente, usted tendrá su termoeléctrica, nosotros a cambio la muerte», los inconformes gritaron que no quieren que siga el proyecto por la contaminación del agua.

Señaló que aunque haya gritos y sombrerazos, será el pueblo el que va a decidir sobre la instalación de la termoeléctrica. Anunció que pedirá a la ONU que intervenga para que analice si hay irregularidades en la obra.

La consulta se realizará los próximos 23 y 24 de febrero, y se instalarán casillas en los pueblos con injerencia.

Deja un comentario