Se tatúa el nombre de su hijo y luego descubre que no es el papá


El hombre fue dejado en libertad, pero fue enviado a un psicólogo para evitar que le realice daño a su ex pareja o al pequeño. (Cortesia)

CD. DE MÉXICO.- Gran desilusión se llevó un joven de 22 años identificado como Pedro Pablo Santo Domingo tras enterarse que el hijo por el que se hizo un tatuaje no era suyo.

Tras tener a supuesto primer hijo con su novia el cual llamaron “Benjamin”, era tanto el amor del hombre que decidió hacerse un tatuaje gigante con el nombre del niño en la espalda.

Sin embargo, un mes después de que el bebé nació, encontró una conversación de su pareja con su ex, en la que esta le expresaba el deseo que sentía por volver con él.

En la conversación, la mujer le decía que el pequeño realmente era de él y que iba a abandonar a su actual pareja.

Después de descubrir todo, el sujeto se realizó una prueba de ADN en la que descubrió que era verdad, el pequeño no era su hijo.

Luego de descubrir la noticia que no era el padre del bebé. Pedro se emborrachó y decidió confrontar al ex de su pareja donde trató de buscarle pelea y agredirlo físicamente con un pedazo de palo que se encontró tirado en el suelo, la comunidad al escuchar el escándalo llamaron a las autoridades para que tomaran el control de la situación.

Al llegar al lugar, policías detuvieron al hombre y las autoridades procedieron a interrogarlo ya que tanto la mujer como el hombre al que intentó agredir decían no tener ningún tipo de problema ni tampoco entender el porqué de su reacción.

El hombre le contó a la policía que hacía poco tiempo había tenido a su primer hijo con su novia y que producto del amor que le producía el infante, optó por hacerse un tatuaje gigante en la espalda que llevará el nombre del niño al cual puso “Benjamín”, pues este fue el nombre que habían escogido para el bebé, pero que el menor terminó siendo de otro tipo.

El hombre fue dejado en libertad, pero fue enviado a un psicólogo para evitar que le realice daño a su ex pareja o al pequeño.

Deja un comentario