«Oporto» y los cuatro olores que un perro rescatista detecta


Los perros rescatistas han trabajado desde el pasado martes 19 de septiembre, cuando la Ciudad de México colapsó por un sismo de 7.1 grados. (Cortesía)

CIUDAD DE MÉXICO.- Tiene cinco años, en el edificio 286 de Álvaro Obregón en la colonia Roma, ha logrado seis marcajes, algunos de ellos ha tenido éxito, otros lamentablemente no
«Oporto» es un perro binomio del Ejército, desde el pasado martes 19 de septiembre, cuando la Ciudad de México colapsó por un sismo de 7.1 grados.

Tiene cinco años, en el edificio 286 de Álvaro Obregón en la colonia Roma, ha logrado seis marcajes, algunos de ellos ha tenido éxito, otros lamentablemente no, dice su manejador, Jonathan.

Es un pastor belga, entrenado para detectar cuatro tipo de olores, el ahogado, hueso quemado, el putrefacto (sin vida), y el estresado, es decir, un cuerpo con vida.


«Oporto» le ha dicho a los topos en este día que hay cuerpos, él no sabe si con vida o no, él sólo rasca, ladra, avisa.

Ahora duerme, se encuentra descansando, tiene derecho a descansar por un hora, porque a la siguiente le toca trabajar, lo acompañan cinco perros más, todos venían de Xochimilco, donde también les tocó trabajar.

Ayer estuvo en el colegio Enrique Rébsamen, le tocó auxiliar en la búsqueda de cuerpos, lo triste dice Johnatan, es que en donde hizo marcajes nadie salió con vida.


Deja un comentario