Honorina ganó MasterChef, pero no se siente famosa


"Siempre tiene que haber humildad, uno siempre tiene que saber de dónde viene", declaró. (Cortesía)

CIUDAD DE MÉXICO.- Honorina Arroyo se volvió tendencia en las redes sociales el domingo por la noche, durante la final del reality show y más al ganar la competencia de MasterChef México. “No me siento famosa, siempre tiene que haber humildad, uno siempre tiene que saber de dónde viene y yo no me he puesto chocosa”, dice.

La participante está disfrutando de los halagos y mimos de amigos y familiares, aún llora de felicidad y se deja abrazar hasta por los que le piden la foto del recuerdo.

Gracias a MasterChef México, Arroyo aprendió nuevas técnicas, nuevos ingredientes y todo eso será aprovechado por alguien muy especial: su esposo (y su familia). “Pues seguramente pedirá platos nuevos y pues se los voy a hacer”, expresó.

Durante la final del programa de competencia, Honorina se enfrentó a Pastor Pérez y Cyntia González. Para la última cocinada, a los tres finalistas se les concedió 15 minutos en el mercado durante los cuales se abastecieron de todos los ingredientes para presentar: una entrada, un plato fuerte con pescado o marisco, un plato fuerte con la carne que deseen y, al final, un postre.

“Yo ya tenía mis platillos definidos, quería quer fueran lo más mexicanos posibles. Yo me dije que no iba a inventar nada, porque era la final y había que ir a la segura”, explicó Honorina.

Fue así que con un mixiote de pescado, mole de conejo, barbacoa de cordero con consomé estilo Atlangatepec y unas donas, Honorina convenció a los jueces de que ella debía llevarse el título.

Deja un comentario