Francisco viaja a Emiratos Árabes para reforzar el diálogo interreligioso


Un acto incluido en el año de la Tolerancia que ha instituido este país. (Cortesía)

CIUDAD DEL VATICANO.- Francisco se convertirá en el primer pontífice que visita la península Arábiga con su viaje a Emiratos Árabes Unidos (EAU) del 3 al 5 de febrero, con el que pretende reforzar el diálogo religioso y llevar su cercanía a la comunidad católica, compuesta casi en su totalidad por inmigrantes.

Un viaje en el que Francisco hará de nuevo historia ya que, además de ser el primer papa que pise la región, también se prevé que oficiará la misa católica con mayor número de personas que se haya celebrado en un país musulmán, pues ya se han agotado las cerca 135.000 entradas distribuidas para la ceremonia que tendrá lugar en la Ciudad Deportiva Zayed.

En el habitual mensaje que el papa graba en cada uno de sus viajes internacionales, elogió a los EAU por ser “un modelo de convivencia, de hermandad humana y de encuentro entre diversas civilizaciones y culturas”.

Incluso las autoridades del país han decidido que el día 5 de febrero sea festivo en el país para que los trabajadores de fe católica, en su mayoría asiáticos, sobre todo indios y filipinos, puedan acudir libremente al evento.

Un funcionario de la Secretaria de Estado vaticana subrayó en un encuentro con periodistas que los católicos en Emiratos, que son cerca de 900.000, nunca han expresado quejas por fanatismo o discriminación.

Aunque también habló de que en los Emiratos la Iglesia sigue siendo “de pasaporte y visado”, ya que los sacerdotes – ninguno oriundo – que viven allí necesitan renovar sus documentos continuamente para continuar residiendo.

Para Paul Hinder, vicario apostólico en Emiratos Árabes Unidos, Omán y Yemen, la visita del papa “podrá dar frutos como Iglesia y en las relaciones con los musulmanes, también con vistas a la libertad religiosa” en otros países, según declaró a la pagina de información AsiaNews, que pertenece al Instituto Pontificio para las Misiones.

“También tendrá una importante implicación para el diálogo interreligioso y la esperanza es que de alguna manera sirva para suavizar los conflictos que están sangrando en la región”, agregó Hinder.

A este propósito, el papa viaja a un país que forma parte de una coalición que junto con Arabia Saudí está interviniendo militarmente en Yemen en contra del movimiento rebelde chií de los hutíes desde marzo de 2015, lo que ha provocado numerosas víctimas civiles y que actualmente es la mayor crisis humanitaria del planeta.

El portavoz interino vaticano, Alessandro Gisotti, recordó hoy que el papa Francisco se ha referido en varias ocasiones a la emergencia humanitaria en Yemen y deseando que se alcance la paz.

Sin embargo, será difícil que se oiga la voz del papa sobre este tema en Emiratos, ya que las intervenciones públicas de Francisco serán solo dos.

El papa llegará el domingo por la noche a la capital de los Emiratos y no habrá recibimiento al pie de la escalerilla del avión, ya que Francisco ingresará directamente por la pasarela al interior del aeropuerto donde le espera el príncipe heredero de Abu Dabi, Mohammed bin Zayed al Nahyan.

La agenda oficial comenzará al día siguiente con una reunión con el príncipe heredero en el palacio presidencial

Por la tarde, mantendrá también un encuentro privado en la Gran Mezquita Sheikh Zayed con el Consejo Musulmán de Ancianos, un grupo internacional con base en esta ciudad y que preside el gran imán de la universidad islámica de El Cairo Al Azhar, Ahmed Al Tayeb.

El Vaticano explicó que la reunión será totalmente privada y no se prevén discursos oficiales para garantizar una atmósfera “familiar” y de “cercanía” entre los participantes.

Será el quinto encuentro con Al Tayeb, con quien se reunió también durante su viaje a Egipto.

Posteriormente, participará en el encuentro interreligioso bajo el nombre de “Hermandad humana” en el Memorial del Fundador y allí pronunciará un discurso ante los cerca 700 invitados para esta ocasión en representación de varias confesiones.

Un acto incluido en el año de la Tolerancia que ha instituido este país.

El día siguiente estará dedicado a la comunidad católica de los Emiratos Árabes ya que uno de los mensajes del papa para este viaje -recordó Gisotti- será “la importancia de que los católicos tengan un futuro en la región”.

Visitará la catedral dedicada a San José y después celebrará una misa en la Ciudad deportiva Zayed, que si se confirman las cifras de los asistentes será la mayor misa oficiada en un país islámico.

Deja un comentario