Fisher-Price retira 4.7 millones de moisés tras muerte de 30 bebés


El retiro incluye aproximadamente 4.7 millones de sillas con un precio de entre 40 y 149 dólares. (Cortesía)

NUEVA YORK.- La Comisión de Seguridad de Productos del Consumidor (CPSC) emitió una alerta para todos los modelos de una silla para bebés que ha causado la muerte de al menos 30 infantes en todo el país desde el 2009, según informó la agencia en un comunicado.

El producto es el Fisher-Price Rock’n Play Sleepers, una silla diseñada para sujetar a bebés de hasta tres meses, edad en la que comienzan a voltearse por sí mismos.

En la advertencia emitida el pasado 5 de abril la CPSC dijo que «tiene conocimiento de 10 muertes de bebés en el Rock’n Play que han ocurrido desde 2015, después de que los bebés rodaron de estar de espaldas hasta quedar sobre el estómago o de costado, sin estar sujetos. Los 10 niños tenían 3 meses de nacidos o más», aseguró la agencia en su página web.

A partir de esa edad o en cuanto haya un cambio notable de movimiento en el bebé, se recomienda que los padres que hayan comprado el producto lo devuelvan para evitar un accidente mortal. La compañía reembolsará el dinero.

Sin embargo, a pesar de las alertas emitidas, la CPSC señaló que las muertes que se han reportado confirman que algunos padres han continuado usando el producto incluso después de que los bebés son capaces de voltearse y no están asegurados con el arnés que los protege.

Una historia publicada por CBS relata cómo Keenan y Evan Overton encontraron a su hijo de cinco meses sin señales de vida tras voltearse en su silla Fisher-Price Rock’n Play.

«Vi a Ezra, boca abajo con su nariz aplastada en el respaldo del asiento, y ya había fallecido. Lo levanté y era como una muñeca», dijo Keenan.

El bebé falleció por asfixia. «No teníamos ninguna razón para sospechar que sería peligroso porque era Fisher-Price. Uno pensaría que es una compañía confiable», agregó Evan

Se estima que cerca de 4.7 millones de Fisher-Price Rock’n Play fueron producidas y puestas en venta con un precio entre 40 y 149 dólares.

Su hijo de 5 meses murió en 2017

El hijo de Keenan y Evan Overton había estado durmiendo en el producto cuando murió tres días antes de la Navidad de 2017.

Su hijo, Ezra de 5 meses, dormía la siesta. El padre, Keenan Overton, estaba dormido en el sofá junto a él.

“Levanté la vista y lo encontré en posición de pie, pero boca abajo en la silla, su cara estaba en el respaldo del asiento y ya había fallecido. Lo levanté y su cara ya era azul y su nariz estaba aplastada”, dijo Keenan Overton a CNN.

Ezra no habría podido rodar por sí mismo todavía, dijo Overton.

Ezra Overton, el bebé muerto mientras usaba la cuna de Fisher Price. (Cortesía)

Evan Overton, la madre del bebé, dijo que no han presentado una demanda pero que están negociando con Fisher-Price.

“Estamos en negociaciones con Fisher-Price y Mattel, su compañía matriz, para discutir lo que esperamos dialogar y hablar sobre los peligros de esta silla”, dijo Evan Overton. “Lo principal es informar a otras personas para que no le pase a otra persona”.

Cortesía: Telemundo y CNN

Deja un comentario