Estamos a “dos minutos” de una catástrofe global, según “Reloj del Fin del Mundo”


El "Reloj del Apocalipsis" está por cumplir 71 años desde su creación, cuando apareció por primera vez en la portada del "Bulletin of the Atomic Scientists". (Cortesía)

CIUDAD DE MÉXICO.- El Boletín de Científicos Atómicos ajustó este jueves las manecillas de su “Reloj del Fin del Mundo” 30 segundos más cerca de la “medianoche”; ahora se encuentra a dos minutos de lo que sería una catástrofe global, un indicador que no se encontraba así desde 1953, un año marcado por las crecientes amenazas de la Guerra Fría.

Según el reporte del grupo de científicos, las inminentes amenazas de una guerra nuclear y el cambio climático representan los mayores riesgos para la seguridad del mundo.

“El programa nuclear de Corea del Norte parece haber progresado de manera notable en 2017, aumentando los riesgos para sí mismo, para otros países de la región y para los Estados Unidos”, establece Bulletin of the Atomic Scientists en un comunicado. “La retórica hiperbólica y las acciones provocadoras de ambos lados han aumentado la posibilidad de una guerra nuclear por accidente o por un error de cálculo”.

La administración de Donald Trump fue repetidamente señalada por el grupo al considerar dañinas sus políticas, como su salida del Acuerdo Climático de París el año pasado. Sivan Kartha, del Instituto Ambiental de Estocolmo y miembro del Boletín, recordó los huracanes que afectaron a la zona del Caribe, las olas de calor extremas en todo el mundo, el deshielo del casquete polar así como los incendios forestales ocurridos en varias ciudades de Estados Unidos.

“Mientras esto sucedía, la administración Trump cumplió la promesa de campaña de salirse de las vías de la política climática de Estados Unidos, colocar a aquellos que niegan el cambio climático en su gabinete y anunciar planes para retirarse del Acuerdo de París. Afortunadamente, esto no provocó que la cooperación global se desintegrara, y otros países han reafirmado su compromiso de tomar medidas contra el cambio climático”.

En vez de medir el paso del tiempo, el “Reloj del Fin del Mundo” intenta mostrar qué tan cerca o lejos está la humanidad de destruir la vida en la Tierra como la conocemos. Fue creado en 1947, tras la Segunda Guerra Mundial, por los integrantes del Boletín de Científicos Atómicos. Sus manecillas han sido ajustadas en más de veinte ocasiones, con márgenes de 2 a 17 minutos, los cuales reflejan la preocupación de los científicos que lo concibieron ante el peligro de un conflicto nuclear. Su hora final es la medianoche, momento que representa metafóricamente el fin del mundo.

Durante una conferencia de prensa, los panelistas discutieron las amenazas específicas que los llevaron a revisar la configuración del reloj esta vez, dentro de las cuales se encuentran los enredos militares entre Estados Unidos y Rusia, las tensiones en el mar de China Meridonial, la incertidumbre que provoca el continuo apoyo de Estados Unidos al acuerdo nuclear de Irán, así como el uso de la tecnología y el internet para atacar la infraestructura de las elecciones libres.

A pesar de todo ello, los científicos esperan que esto sea sólo una alerta para la sociedad y que el reloj no avance más o, en su caso, retroceda. Así lo estableció Robert Rosner, profesor del Departamento de Astronomía y Astrofísica en la Universidad de Chicago, quien considera que es la humanidad la que “ha inventado los factores del apocalipsis”, por lo que puede “inventar los métodos para controlarlos y eventualmente eliminarlos”.

“El tiempo para que los líderes mundiales aborden el inminente peligro nuclear y la marcha continua del cambio climático ha quedado atrás. El momento para que los ciudadanos del mundo exijan tal acción es ahora: #RewindtheDoomsdayClock “, señaló.

Cortesía: Aristegui

Deja un comentario