Es México el país más violento del mundo: representante del Papa Francisco


Acompañaron al nuncio apostólico, Franco Coppola, el Obispo de la Diócesis de Nuevo Laredo, Enrique Sánchez Martínez (der) y el sacerdote Rogelio Lozano Alcorta (izq). (Martha Cázares/Laredo Daily News)

NUEVO LAREDO, TAM.- México, un país donde el 80 por ciento se dice católico y el otro 20 cristiano, es el más violento del mundo excluyendo a los que están en guerra, afirmó desde Nuevo Laredo el representante del Papa Francisco en México.

El nuncio apostólico Franco Coppola, se encuentra hoy aquí en una gira de dos días, y en sus primeras actividades ofreció una conferencia de prensa y después asistió a una comida con el Gobernador del estado, Francisco García Cabeza de Vaca, quien llegó exclusivamente para recibirlo.

“En México hay una violencia que es terrible. Dicen las encuestas, no digo que sea así, pero las encuestas dicen que México es el país del mundo donde más se mata después de Siria, Siria que es un país que está en guerra”, dijo Coppola en la conferencia.

“Entonces si se excluyen los países que están en guerra, México es el país donde más se mata, esto es grave, y yo lo digo siempre, no estoy pensando en las autoridades que tienen que hacer su trabajo, claro. Yo estoy pensando en nosotros como Iglesia, y hago una pregunta, ¿cómo puedo yo decir que vivo en un país católico, si es un país donde se mata tanto?, no es posible”.

Lamentablemente los mexicanos se han acostumbrado a la violencia, por ello ya no se dan cuenta de lo que ocurre a su alrededor y se dedican a sobrevivir.

“A veces los humanos tenemos una gran virtud que es también un gran defecto: nos habituamos, nos acostumbramos. Es una virtud porque en situación difícil nos acostumbramos y seguimos. Es un defecto porque nos acostumbramos a algo malo y seguimos casi sin verlo, no dándonos cuenta”, mencionó.

Lo cuestionable aquí es el papel de la Iglesia católica en México, por lo que el nuncio afirmó que falta trabajo como Iglesia para ayudar a las personas, en primer lugar a las víctimas para hacer frente a la violencia, y a los victimarios, a hacer frente al juicio de lo que hacen cuando matan a una persona.

“Es un gran trabajo que la iglesia tiene que hacer, es un desafío porque es una contradicción. No es posible que un país donde el 80 por ciento se dice católico y el otro 20 es cristiano, no es posible que un país tan creyente sea un país donde la impresión es que la vida no vale tanto.

“Esto es una pregunta, yo no tengo la receta, estoy recién llegado para poder dar recetas, pero esto me impresiona”, afirmó.

Mañana martes el representante del Papa Francisco tendrá un encuentro con seminaristas, posteriormente dará la bendición a un terreno donde se construirá el seminario de Nuevo Laredo.
Más tarde oficiará una misa en campo abierto abajo del Puente Internacional Dos, y visitará la Casa del Migrante Nazareth.

Deja un comentario